Empleo público

Una Oferta de Empleo Público (OPE) es la que anuncia una futura convocatoria para cubrir las plazas vacantes en las administraciones públicas y se publican cada año (normalmente) en el Boletín Oficial del Estado.

La convocatoria es publicada mediante resolución en los distintos boletines oficiales (como por ejemplo en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía) para los aspirantes a la realización del proceso selectivo, siendo éste o una Oposición, o un Concurso o un Concurso-Oposición.

Oposición: Los aspirantes realizan una o varias pruebas de acceso.

Concurso: No hay exámenes, sino que se valoran los méritos, prácticas, cv, cursos de formación y titulación.

Concurso-Oposición: Es la unión de los dos anteriores, esto es, exámenes y méritos.

Consejos

Hablaremos claro. Una oposición suele ser un camino largo y duro… pero no por ello debes desalentarte, ya que si eres paciente suele ser también un camino seguro. Es como una carrera de fondo… no ves el final hasta que llegas a la meta.

Lo primero que debes hacer es buscar las diferentes ofertas de empleo público que ofrecen las distintas administraciones y decidirte por una que te convenza, que te guste o que alguien que conozcas bien te explique, sopesando los pro y los contras (si el temario se adecúa a tu formación o no, si va a tener movilidad geográfica, si es en oficina o de cara al público, etc…)

Hay Oposiciones que se publican cada X años y otras anuales. Para estas últimas, da igual que ya hayan publicado la oferta de empleo público, puesto que debes estudiar desde el momento en el que te lo planteas, y no erróneamente “a la próxma vez”, puesto que así el tiempo juega ahora en tu favor para una futura convocatoria.

Si publican la convocatoria y llevas poco tiempo estudiando, inscríbete y realiza las pruebas. Aunque no tengas muchas posibilidades de aprobar, ganarás en experiencia y te harás una idea de lo que exige una oposición.

Tienes que buscar un buen preparador (del que hayas oído hablar o que te aconsejen uno por experiencia y buena reputación) o un Centro que prepare tus oposiciones.

Intenta establecer un número de horas al día (el preparador te guiará ya que difiere de cada oposición) y no las cambies por nada, a no ser que no tengas opción.

Tómate el tiempo que tenga que ser. Como ya sabes, una carrera universitaria o unos estudios de formación profesional duran unos años. Lo mismo ocurre con las oposiciones (poca gente lo consigue a la primera). Sea constante y paciente.

Si por cualquier motivo decides cambiar de oposición, intenta elegir una de una escala inferior al cuerpo que te presentabas y si no lo hubiera, que el temario sea muy parecido a la nueva que eliges. De esta manera, no perderás lo aprendido que te servirá para la futura convocatoria.


Enlaces relacionados con el empleo público

Canal Oposiciones Empléo Público S.P.Estatal S.N.Empleo